P&M Equitación – México

Pasión por los caballos

La Alternativa Equina

Marzo 18, 2009 – The New York Times – Editorial

Traducción libre de Marta Acosta

A principios de este mes, un grupo de arqueólogos publicó un informe que mostraba evidencia de que los caballos fueron domesticados probablemente un milenio antes de lo que se pensaba hasta ahora.  El lugar es en el norte del actual Kazakhstan, la cultura se llamaba Botai y la fecha era alrededor de 3500 A.C.  Los Botai no criaban caballos sólo por la carne.  Los científicos hallaron marcas de bocados en los dientes de los caballos – una clara indicación de que los animales eran montados.  También encontraron rastros en fragmentos de alfarería que “muy probablemente” provienen de grasa de leche de yeguas – señal de que los caballos eran ordeñados.

Este descubrimiento corre hacia atrás la fecha de un cambio tecnólogico de enorme importancia en la existencia humana.  Pero es también un recordatorio de que la domesticación no es simplemente la conquista de una especie por otra.  Se trata más bien de la colaboración voluntaria entre dos especies, un intercambio de beneficios.  Hay algo en la naturaleza equina – genético o social – que le permite asociarse con los humanos, igual que en el temperamento de los perros.

También puede decirse que hay algo en la naturaleza humana que nos hace buscar esta asociación.  De todas las especies animales sobre el planeta, los humanos han domesticado sólo un puñado.  Y este hecho propone un experimento del pensamiento.  Qué hubiera pasado si ese “algo” genético o social no hubiera estado en los caballos?  Qué si se hubieran mantenido resueltamente salvajes, negándose a la relación doméstica que los humanos trataban de imponerles?

No es una idea disparatada.  Pero sugiere una historia alternativa del desarrollo humano, una en la cual no hubiéramos podido movernos sobre la tierra más rápido que al ritmo de nuestros propios pasos.

Cómo hubiera esto retardado la difusión e integración del lenguaje, la cultura, la civilización, es difícil de calcular.  Se puede decir que sin caballos domesticados, no seríamos nada de lo que somos hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22 marzo 09 por .
A %d blogueros les gusta esto: