P&M Equitación – México

Pasión por los caballos

El Lomo de su Caballo

Un entendimiento básico de la ingeniería de la columna vertebral equina, permite prevenir problemas que causen dolor, antes de que se hagan graves.

por Kathy Anderson, PhD

Alguna vez observó las diferencias en la manera en que los animales mueven sus cuerpos?

Su perro viene corriendo, con todo el posterior moviéndose casi tan rápido como menea la cola. Deja caer las caderas y se desliza contra sus piernas antes de rodar panza arriba retorciéndose a sus pies.

Su gato baila sobre sus dedos, con la cabeza levantada y el lomo arqueado hacia arriba, después camina en serpentina alrededor y entre sus piernas; cuando la levanta se relaja completamente, casi como si no tuviera huesos – hasta que de repente ve una ardilla y se lanza como un resorte enroscado. La ardilla, mientras tanto, trepa al árbol y se sienta sobre sus cuartos traseros, estirándose y flexionando para mantener al gato en su línea de visión.

El cuerpo de su caballo, por el contrario, parece sólido como una roca cuando lo roza, y no se inmuta cuando coloca la montura sobre la cruz y se sube sobre su lomo. Se siento sólo una suave ondulación cuando comienza a moverse.

Si bien parecen diversos, los mamíferos tienen más similitudes que diferencias en la forma en que sus lomos están construidos. Todos comparten la misma línea básica de huesos alineados, llamados vértebras, que encierran la médula espinal y sostienen el cráneo, las costillas y los miembros.

Y sin embargo, la forma sigue a la función en todo el reino animal. Obviamente los caballos no necesitan trepar árboles o cazar. En cambio, deben cubrir terreno en forma eficiente y, cuando es necesario, escapar rápidamente de los predadores. De hecho, los caballos en su medio natural, a menudo viajan decenas de kilómetros por día para llegar a pozos de agua o mejores pasturas, a veces trotando durante horas.

La columna vertebral del caballo está diseñada para ayudar a una locomoción eficiente. En términos biológicos, eso significa obtener un resultado máximo con un mínimo consumo de energía.

“Las patas de los caballos han desarrollado tendones especiales que actúan como grandes resortes, con poco compromiso muscular al trote,” dice Kevin Haussler, DVM, DC, PhD, profesor adjunto de anatomía equina en Colorado State University. “Los estudios en cintas caminadoras han demostrado que el lomo no se mueve mucho en ese aire; tiene la capacidad de convertirse en una estructura pasiva. El trote es una marcha muy eficiente cuando uno necesita viajar 50 o 70 km. Por el contrario, hay mucha más flexión al galope. Este aire es mejor para emergencias cortas.”

En el mundo moderno, por supuesto, el trabajo de un caballo es más variado, y en muchos deportes se le pide que trabaje al máximo en sus aires, cargando al mismo tiempo el peso de una montura y un jinete. Incluso el caballo de paseo, cuya vida puede ser menos exigente, también está a merced de las exigencias de su jinete. Por mejor construido que esté el lomo del caballo, esas exigencias pueden causar tensión en el sistema.

Entendiendo cómo está construido y cómo funciona el lomo de su caballo, estará mejor preparado para detectar posibles problemas antes de que se conviertan en dolores crónicos o algo peor – y eso le ayudará a mantenerlo sano, cómodo y contento por muchos años.

Hondas y Flechas

La columna de un caballo es como un puente suspendido, una estructura de conexión entre las patas delanteras y las traseras, rígida pero algo flexible, terminando en cada extremo en el cuello y la cola, sumamente móviles.

Todas las vértebras comparten varias características. Vistas desde arriba, la característica más notable es un agujero en el medio para la médula espinal. Además tiene proyecciones óseas a cada costado, llamadas procesos laterales y una proyección arriba, llamada proceso dorsal (espinal). Y sosteniendo a todas las vértebras unidas hay un sistema de músculos y ligamentos.

La columna del caballo funciona como una flecha disparada desde un arco. Cuando se suelta la cuerda, la flecha sale rápida y recta. Pero imaginen que están disparando una flecha de espuma de poliestireno; el cuerpo blando se movería tanto que tendría suerte de llegar cerca del objetivo, y, si lo hiciera, probablemente se quebraría en el impacto. Si la flecha estuviera curvada, le demandaría mucha más energía conseguir que viaje en línea recta.

De la misma manera, la grupa del caballo lo propulsa hacia delante en el galope. La flexión de la articulación lumbosacra le permiten empujar con sus patas bajo su cuerpo, maximizando el empuje, y, mientras gana velocidad, los músculos que sostienen las vértebras torácicas y lumbares se contraen, convirtiendo su columna en un proyectil recto y rígido. Cualquier flexión o curvatura entre la cruz y la grupa reduciría la eficiencia; debe haber sólo la flexión suficiente para absorber las fuerzas del impacto en cada batida. Mientras tanto, el movimiento rítmico del cuello hacia arriba y abajo actúa como un péndulo y volante, asistiendo y suavizando el momentum del cuerpo, coordinando las brazadas de las manos y ayudando al caballo a mantener su equilibrio.

Una flecha rígida puede ser muy eficiente para volar en línea recta, pero no está hecha para negociar curvas. Por eso, necesitamos algo que pueda flexionar, como un tren. En los aires lentos, los músculos del lomo del caballo se relajan y flexibilizan, dándole más libertad para curvarse y estirarse.

Idealmente, cuando un caballo trota en círculo, se “curva alrededor de la pierna del jinete.” Es decir, su cuello se curva apenas, mientras que una curva menos obvia se origina en la columna torácica, debajo de la pierna del jinete. Es muy poco lo que puede flexionar la columna en el sector lumbar, pero los músculos en esa área ayudan a coordinar un movimiento suave y fluido en el giro.

Fallas en el Sistema

Dado que la columna está en el centro de cada movimiento del caballo, cualquier problema que se origina allí puede tener repercusiones en todo el cuerpo. Estos pueden incluir claudicaciones difíciles de identificar, falta de coordinación, parálisis, problemas de conducta o entrenamiento que pueden manifestarse como resistencia a la montura, hundir el lomo al montar, falta de rectitud y desobediencias al salto.

Diagnosticar el origen específico de un dolor de lomo es a menudo difícil porque los signos son generalmente muy sutiles, y cada caballo puede responder de manera diferente a problemas que parecen idénticos. A veces, el dolor de lomo aparece claramente a partir de un motivo – como el cambio a una montura nueva, una caída en el trailer, y las primeras lecciones en una disciplina nueva y exigente. Otras veces, señales muy suaves pueden aparecer y desaparecer, pero van incrementando de a poco a lo largo de los meses. Los problemas en el lomo de un caballo pueden surgir de una cantidad de motivos:

Dolor muscular: Cientos de músculos, grandes y pequeños, se insertan en las vértebras a lo largo de la columna. Están involucrados en la respiración, el movimiento de la cola, la extensión de la cabeza, y forman parte de cada paso que da el caballo. Y como cualquier músculo, están sujetos a fatiga, espasmos de mayor o menor magnitud, desgarros y esfuerzos. “En mi experiencia, hay mucho dolor muscular que no reconocemos,” dice Haussler.

En la mayoría de los casos el descanso – o una reducción en el trabajo – junto con la administración de medicamentos antiinflamatorios y/o relajantes musculares, permite que los músculos del lomo sanen. Algunos caballos se benefician con terapias de masajes o acupuntura. Pero también es importante identificar el motivo original del dolor muscular. Examine el ajuste de su montura o bajo asiento, y considere evaluar su programa de entrenamiento.

Fracturas: Pueden ocurrir quebraduras o fracturas por stress de los procesos vertebrales donde se insertan los músculos involucrados en la locomoción. Estas lesiones pueden ser difíciles de detectar, pero, al igual de los músculos dañados, tienden a curarse fácilmente con descanso y medicación.

Artritis: Como cualquier otra articulación, las uniones entre las vértebras están sujetas al desgaste y la inflamación, lo cual puede conducir a una osteoartritis. Los cambios artríticos pueden detectarse con ultrasonido, pero las apariencias pueden ser engañosas: “Es difícil saber si un cambio sutil puede ser significativo clínicamente,” dice Haussler. “Algunos caballos pueden tener muchos cambios artríticos pero no parecen sentir dolor. Otros muestran dolor importante por lo que aparece como una artritis menor.”

La artritis en la columna suele aparecer en caballos de mayor edad, pero puede aparecer más temprano. “He visto casos de artritis severa en caballos jóvenes,” dice Haussler. Además de prudencia en el entrenamiento, los caballos con lomos artríticos se benefician con medicación antiinflamatoria y suplementos para las articulaciones.

Pinzamientos: Otro motivo significativo de dolor son los pinzamientos, cuando los grandes procesos dorsales de las vértebras torácicas o lumbares presionan unas contra otras. Los defectos de conformación, como lomos “hundidos” pueden dejar a algunos caballos más propensos a pinzamientos y, en muchos casos, la condición empeora con la edad.

Una resistencia anormal a ser montado suele ser una señal temprana, por la presión adicional del peso del jinete presiona los huesos entre sí. Las radiografías pueden detectar los pinzamientos; las pruebas con anestesias pueden determinar su significación clínica.

Algunos caballos con pinzamientos nunca manifiestan incomodidad; la medicación y el descanso pueden ayudar a aquellos con dolores menores.

Si el dolor es severo, la cirugía para remover parte o todo un proceso puede aliviar la presión en los huesos. La mayoría de los caballos se recupera bien y vuelven al trabajo en meses, pero es importante descartar toda otra causa de dolor antes de recurrir a la cirugía.

Curvatura anormal: Los caballos pueden tener tres tipos de deformaciones vertebrales que causen curvatura en el lomo: lordosis, el hundimiento del lomo; cifosis, el arco llamado espalda de cucaracha; y escoliosis, curvatura lateral. En los casos congénitos, la curvatura anormal aparece al crecer el potro. Las placas de crecimiento en las vértebras son de las últimas en cerrar – por lo general a los 5 o 6 años, cuando el caballo joven comienza a rellenarse. Si aparece una leve deformidad en el primer o segundo año, es posible que continúe empeorando hasta que las vértebras dejen de crecer. Estas curvaturas pueden parecer alarmantes pero en muchos casos no son tan graves como parecen. Con mandiles y monturas apropiadas pueden ser montados y llevar vidas normales.

Bamboleo: La mielopatía cervical estenótica es una malformación de las vértebras cervicales que “pellizcan” la espina dorsal, perjudicando la capacidad del caballo para coordinar sus patas y su cuerpo. El pinzamiento puede ser dinámico – si las vértebras deformadas permiten demasiada curvatura en el cuello, poniendo presión en médula – estática, si un engrosamiento del tejido óseo obstruye el canal de la médula.

Aunque se la asocia con caballos jóvenes y en crecimiento, puede aparecer en cualquier caballo, especialmente aquéllos con una larga campaña, que han desarrollado artritis en el cuello o han sufrido una fractura que provoca tejido de cicatrización en el canal de la médula. El diagnóstico acertado no es fácil: El síntoma característico, la progresiva falta de coordinación en los miembros posteriores, también puede ser causado por EPM, infecciones o fracturas vertebrales.

La prognosis para estos caballos depende del grado de debilitamiento. El bamboleo causado por artritis o lesiones puede ser tratado con descanso y medicación antiinflamatoria. En casos severos de bamboleo dinámico, puede aconsejarse cirugía para estabilizar la columna.

En el caso de una condición llamada espondiloartropatía, los ligamentos espinales se calcifican, creando “puentes” de tejido óseo que cubren los espacios entre los procesos laterales de las vértebras lumbares, fusionándolas. Dado que esta fusión aumenta la rigidez en una zona del lomo que de todos modos tiene poca flexibilidad, la espondiloartropatía no parece molestar a los caballos. De hecho, esta condición es tan común que no se considera una patología sino más bien una variación de estructura esqueletal normal.

La Ayuda

Si sospecha que su caballo tiene un problema en el lomo y no mejora después de unos días de descanso, consulte a su veterinario (especialmente si observa síntomas neurológicos).

La causa de un dolor en el lomo puede ser tan simple como una montura que calza mal, o tan sutil como desequilibrios en los cascos, o problemas de garrón. La artritis es una causa común de dolor de lomo, o una lesión por caída, choque o un mal movimiento al corcovear o patear. Un jinete torcido o rígido contribuye a la incomodidad del caballo, y el sobre-entrenamiento – en particular la repetición de determinadas maniobras muy intensas o muy seguidas – puede causar lesiones en el lomo.

En muchos casos, sin embargo, los caballos continúan mostrando signos de dolor sin causa aparente. En ese caso, “pida a su veterinario que le recomiende un profesional especialista en problemas de lomo,” aconseja Haussler. “Esto puede incluir terapeutas masajistas, acupunturistas y quiroprácticos.”

Pero haga su tarea. “Asegúrese de contratar a un profesional matriculado, y mantenga a su veterinario involucrado.” Haussler también sugiere verificar que su especialista sigue entrenándose con organizaciones veterinarias responsables.

Finalmente, pregunte qué porcentaje de su práctica es con caballos – 100 por ciento? O sólo 5 por ciento? Ud. necesita a alguien que haya visto bastante dolor de lomo en equinos, porque es importante alguien con experiencia en todo lo que puede ocurrir.”

Este artículo apareció originalmente en EQUUS 341, Marzo 2006

Encuentre este artículo en:
http://www.equisearch.com/horses_care/health/anatomy/horse_back_112009/?utm_source=eqs&utm_medium=nl&utm_campaign=eqs

6 comentarios el “El Lomo de su Caballo

  1. ricardo
    10 octubre 12

    Hola, hace como 6 meses que mi caballo no se lastimaba el lomo. Lo he curado con iodo con cremas y no sirve para nada. Estoy desesperado. Es un caballo bueno y sirve para salto. Actualmente salta 1,20. Pero la macana es que lo monto durante 3 o 4 meses y se vuelve a lastimar. Cuando fuia Mendoza porque tenia que ir a un concurso, me encontre con los dueños del aras donde lo compraron los ex dueños. Y el dueño del aras me dijo que es normas que los caballos * tengan el lomo alto. Yo nose si no la estoy pegando con lo que le pongo, o si en el club donde estoy le dan poca comida. Seria muy amable de tu parte que me contestes, porque la verdad estoy desesperado. Saludos cordiales, Ricardo.

  2. pol yerson
    23 enero 12

    mi caballo tiene una herida en el lomo que lo puedo hechar
    para que pueda cicatrisar rapido y echar pelitos

  3. laura
    10 abril 10

    mi caballo tiene una poquita de curbatura cerca de la culata, es tambien de culata baja. he preguntado y me han dicho que es lo que se le llama lomo de gato. Que es eso, puede traer problemas?????

  4. carlos
    4 abril 10

    mi caballo tiene una bola en el lomo eso se puede curar sialguien sabe porfa ayudeme gracias

    • P&M Equitacion
      9 abril 10

      Tuvimos un caballo con un bulto en el lomo – se llama “mastocistoma”. Lo extirpamos una vez pero volvió a crecer. Como quedaba al final de la montura, no le molestaba para nada y continuó saltando bien por mucho tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 1 febrero 10 por .
A %d blogueros les gusta esto: