P&M Equitación – México

Pasión por los caballos

Entrenamiento Clásico: Por Delante de la Pierna

Eurodressage – Fri, 01/17/2014 – 16:42
 
entrenamiendo clasico

Todos hemos escuchado la frase “poner al caballo por delante de la pierna”, y, si bien suena simple, conseguirlo correctamente es muy difícil.  Lamentablemente, no significa simplemente bajarse y correr la montura hacia atrás, si sólo fuera tan fácil.  Significa, por supuesto, que el caballo está comprometido, por debajo del jinete, y que cuando aplicamos una ayuda, él avanza, desde atrás hacia delante y arriba hacia un contacto elástico adelante.  Se tiene la sensación de que él trepa una colina, y “sale por la puerta grande”.

Trato de pensar en eso cuando pido con la pierna, la energía del caballo viene a través de su cuerpo y sale arriba, en oposición a salir por detrás o dividido en el medio.  Si un caballos está detrás de la pierna, casi se siente como si estuviéramos sentados en un hueco en el medio de él, con la mitad hacia atrás y la mitad hacia delante, y cuando damos una ayuda no fluye la energía, sólo nosotros golpeando en el medio.

Si un caballo está por delante de la pierna cuando aplicamos una ayuda relajada y efectiva, sentimos que reacciona inmediatamente y con actividad desde atrás, empujando la energía hacia delante y alargando el cuello hacia un contacto firme.  Rápido detrás y largo adelante, en vez de largo detrás y corto adelante!

Entonces… cómo saber si el caballo está delante de la pierna?  Y si no lo está, cómo conseguirlo?  Cuando mi entrenador me vio por primera vez con Batialo, yo sentía que estaba volando con un trote enorme, pero rápidamente él me señaló que no sólo estaba trabajando demasiado, pateando a cada paso, pero también, cuando pedía más impulsión, Batialo se estiraba y aplanaba, en vez de redondearse y estar más energético.  Esto era, por supuesto, porque la energía se perdía por todas partes, por detrás, por los lados, por las espaldas, excepto ARRIBA!

Para corregir esto teníamos que poner a Batialo nuevamente por delante de la pierna, para que, cuando yo diera la indicación para más impulsión, la energía pudiera ir hacia delante y salir por la puerta grande.  Comenzamos con transiciones, avanzando y acortando, dentro del mismo aire, o del trote al paso, para asegurarnos de que Batialo estuviera respondiendo a una ayuda ligera, y estirándose hacia delante, hacia el contacto, con cuidado de no dejar que achatara o estirara el lomo, manteniéndolo redondo.

Mi entrenador sabía que hasta que pudiera lograr que Batialo avanzara con una ayuda liviano, no podía comenzar a producir más impulsión, porque un caballo que está delante de la pierna, y trabajando con las ayudas, debe “moverse solo y avanzar por sí mismo”, de modo que cuando el jinete aplica una ayuda, es para pedir más y no simplemente para mantenerlo en movimiento.

Nuno Oliveira dice que “el dressage consiste en encontrar la manera de conseguir que el caballo se emplee al máximo en el ejercicio elegido, y luego mantenga el trabajo sin necesidad de las ayudas”.

Suena simple, pero el problema es que muchos jinetes piensan que tienen al caballo por delante de su pierna, pero cuando van a pedir el siguiente ejercicios, se dan cuenta de que no es así.  Si el jinete está todo el tiempo usando su cuerpo para mantener al caballo en movimiento, cuando van a pedir otra cosa sus herramientas se han agotado, y el caballo sólo entiende que la ayuda es “más del mismo patear y tirar”.  No podemos esperar que entienda que cuando usamos nuestra pierna izquierda es para que avance alejándose de ella, si nuestra pierna izquierda está todo el tiempo pateándolo para mantenerlo en movimiento.

El paso es uno de los aires más difíciles para definir si el caballo está delante de la pierna y a menudo vemos a los jinetes aplicar una ayuda en el paso y al caballo apurarse o mover las patas en vez de alargar la batida y balancear el lomo.  La prueba de que el jinete no tiene al caballo delante de su pierna será más notable en la transición del paso al galope, y a menudo verán que el jinete da la indicación para el galope y el caballo, o alarga el paso, trota, cae sobre sus espaldas, o evita la ayuda y se separa de la pierna externa.

Si el caballo avanza con una ayuda ligera, salta hacia el galope, compromete el posterior y se estira hacia el contacto, el equilibrio del galope se establece desde la primera batida y el jinete sabe que su caballo está delante de la pierna.

El paso atrás también es un buen ejercicio y no debería ser la rienda sino la pierna la que pide al caballo que lo haga, y sólo si el caballo está por delante de la pierna, puede moverse hacia atrás con la ayuda de la pierna.  Suena extraño?  El tema es recordar que aún yendo hacia atrás, es un movimiento de avance, y para comprobarlo debe poder avanzar hacia arriba y adelante desde el paso atrás en cualquier momento.  Un caballo que va hacia atrás y cae sobre sus espaldas, para, se traba yendo hacia atrás, etc. no está delante de la pierna, porque no está 100% listo para avanzar con la menor ayuda.

“No pidan paso atrás sin antes tener la sensación de que el caballo está bien por delante de Uds.,” indica Nuno.

Oliveira solía decir que solo cuando tenemos al caballo en la liviandad correcta, este está listo para hacer paso atrás, y mi entrenador señaló que la frase “delante de la pierna” está directamente en relación con liviandad y auto impulsión – y todo es parte de la misma sensación – que el caballo está comprometido y la energía se mueve a través de su cuerpo hacia delante, hacia el contacto, respondiendo a ayudas livianas y efectivas.

Entonces, si el caballo está por delante de su pierna, es necesario mantenerlo ahí.  Esto significa que deben asegurarse de que, cuando aplican una ayuda, el caballo tiene una reacción.  En el dressage todo es relativo, y si no obtienen una reacción de una ayuda ligera, el error más común de los jinetes es pedir más fuerte, más y más y más, hasta que se convierte en una bola de frustración y el caballo parece estar de vacaciones.  Si no obtienen una reacción, pregúntense:  “Qué pedí? Y por qué no lo obtuve?”  Paren, pidan al caballo que responda a una ayuda liviana, recompensen cuando lo haga, y empiecen de nuevo.

Si bien el dressage es acerca de relatividad, afortunadamente no es una carrera, y dar vueltas y vueltas no resuelve el problema.  Paren un momento, respiren, y empiecen de nuevo.

Mi mamá solía decirme que debía hacer dressage primero con la mente y luego con el cuerpo.  Decía, ahora simplemente piensa en espalda adentro, y ocurrirá.  Siempre pensé que pedía un poco demasiado, pero descubrí que, como de costumbre, tenía razón, y que si uno se entrena a pensar en lo que quiere hacer, eventualmente logramos el control de nuestro cuerpo y de cómo el caballo responde al menor movimiento desde arriba.

Si bien no podemos parar y correr la montura hacia atrás, podemos parar y poner la mente en modo “delante de mi pierna, y respondiendo a una ayuda liviana!”

por Sarah Warne para Eurodressage – Photo © Astrid Appels

http://www.eurodressage.com/equestrian/content/13-aachen-boot-0-9199

 

Un comentario el “Entrenamiento Clásico: Por Delante de la Pierna

  1. eli
    31 enero 14

    exelente..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 31 enero 14 por .
A %d blogueros les gusta esto: