P&M Equitación – México

Pasión por los caballos

Coaches Demasiado Ocupados Siendo Fabulosos

por: William Micklem  – 19 febrero 2014

coach

George Morris ha demostrado ser un coach fabuloso por sus resultados y altos estándares, no llamando la atención sobre sí mismo. Photo by Lindsay Berreth.

“Coaching no es un concurso de popularidad,”  ladró el coach principal, justificando tanto su estilo de enseñanza y algo de su insípida vida privada.  Pero… es esto verdad?  Se puede ser un coach top y no ser popular?

El éxito es el hecho No. 1 que hace popular a un coach, y por lo tanto, en teoría, un coach puede ser popular a pesar de ser mal educado, tener mal genio y una amante distinta en cada ciudad!  Pero en la práctica, este tipo de personalidad no obtendrá lo mejor de sus alumnos, y no resultará popular.

Los estudiantes no se quedan con un coach a quien no respetan, y ese es el punto de referencia fundamental.  George Morris es famoso por su uso habitual de un conjunto de humillaciones, insultos y palabras fuertes, pero fundamentalmente es popular porque es respetado y es muy exigente más que malhumorado.  Todo el mundo sabe que es bueno en su trabajo y que se preocupa muchísimo porque sus caballos y jinetes funcionen bien, y por el buen trato de los caballos.  En todo tiene estándares y límites, y nunca cruza esos límites.  También existe la creencia de que cuánto más viejo se es, hay derecho a ser más excéntrico!  George es el primero en admitir que como coach tiene días buenos y días malos, pero en resultados George Morris ha probado ser un coach fabuloso durante muchos años.

Sin embargo, algunos coaches están demasiado ocupados tratando de ser fabulosos para acceder a la popularidad y la fama.  Su volumen excesivo y su descaro llaman la atención de los que los rodean, pero en el proceso, esta conducta a menudo quiebra el vínculo de confianza y confidencialidad entre coach y jinete.  Está dirigida a mostrar lo inteligentes y expertos que son, pero lo que mejor habla de la habilidad de un coach son los resultados.

Un buen coach debe obtener buenos resultados tanto en las planillas como las caras de sus estudiantes, y este tipo de coaches “fabulosos” llevados por el ego, tienden a quedarse cortos, especialmente en lo último.  Fabuloso es un gran adjetivo para estrellas de cine o supermodelos, pero no siempre es bueno para un coach deportivo.

Durante 28 años y 1500 partidos, Sir Alex Ferguson fue el coach del club de football Manchester United, de Inglaterra, uno de los equipos más grandes y exitosos durante su permanencia.  Ningún otro coach de football iguala su éxito y longevidad.  Hacia el exterior es conocido como una figura fuerte, que no tolera tonterías y a quien no es bueno hacer enojar, y tiene una reputación de fusible corto.

Inclusive David Beckham, entonces su capitán y capitán de Inglaterra, resultó objetivo de un botín que le fue arrojado durante una discusión en vestuarios.  Sin embargo, sus jugadores sienten por él un profundo respeto, y, en una presentación sobre liderazgo en la Harvard Business School, declaró: “Las dos palabras más importantes en coaching son BIEN HECHO.”

Un parte fundamental de su estrategia y éxito es preparar y entrenar a sus jugadores para ser creativos y tomar sus propias decisiones en la cancha.  Como siempre digo, la señal de un buen coach no es tanto lo que él o ella hacen por sus estudiantes, sino cuánto pueden hacer sus alumnos por sí mismos, para ellos mismos.  Esta no es la estrategia de un matón o un dictador, sino la estrategia de un líder que respeta e independiza a sus jugadores, permitiendo que florezcan su inteligencia y capacidades individuales.

Es interesante que muchos de los jugadores de Sir Alex se hayan convertido también en coaches exitosos, confirmando su habilidad para desarrollar la capacidad de liderazgo.  Y sobre todo, ama a los caballos y las carreras de caballos, así que debe ser un hombre excepcional!

Pero Sir Alex no es “mejor amigo” de sus jugadores, y ellos tienen bien en claro quien es el jefe.  Esta es una distinción importante para los coaches de equipos.  Una buena relación con el equipo no implica “ser uno de los muchachos,” y definitivamente no requiere ser fabuloso con la prensa y la televisión.

Un famoso coach ecuestre del pasado era bien conocido por pararse siempre al lado del ganador de prueba completa Badminton y Burghley inmediatamente después de su prueba de salto porque sabía que ese era el momento en que sería televisado.  En mi opinión, el ego de esa persona le impedía obtener el máximo del potencial de sus jinetes porque estaba demasiado ocupado siendo fabuloso para poner primero el interés de sus alumnos.

Yogi Breisner, que es el jefe del equipo inglés de prueba completa, y Chris Bartle, jefe del equipo alemán, son este momento, sin discusión, dos de los coaches más exitosos y respetados del mundo, pero saben que su prioridad es el jinete, y con esta estrategia han escalado las alturas en forma callada y humilde.

La popularidad no deriva de ser “fabuloso”.  Deriva del compromiso y la confiabilidad, la positividad y la simpleza, el conocimiento y la experiencia.  Deriva de un enorme interés y curiosidad en su actividad y de la habilidad de ser al mismo tiempo tremendamente exigente y enormemente generoso.  Deriva del respeto fundamental por sus estudiantes.  En esta medida, el coaching tiene que ver con la popularidad.

El resultado final es el eco de un pasaje del discurso inaugural del Presidente Obama: “Debemos actuar, sabiendo que nuestro trabajo será imperfecto.  Debemos actuar, sabiendo que las victorias de hoy sólo serán parciales.”

Enseñamos sabiendo que no tenemos todas las respuestas, y sabiendo que las victorias de hoy pronto serán olvidadas.  Pero enseñamos con un compromiso absoluto usando las mejores prácticas, procedimientos y técnicas establecidas, y tratando de mejorar cada día.  Si un coach tiene esta filosofía, entonces es verdaderamente fabuloso, y será popular.

William Micklem es un coach internacional y un conferencista educacional.  Es miembro de la British Horse Society y autor de “The DK Complete Horse Riding Manual”, el manual de entrenamiento más vendido.  Descubrió 3 caballos olímpicos para Karen y David O´Connor (Biko, Giltedge y Custom Made, y cría caballos de prueba completa, incluidos los caballos olímpicos de Karen O´Connor, Mandiba, y Zara Phillips, High Kingdom.  También es el inventor del la Cabezada Micklem, aprobada por la F.E.I. para su uso en dressage.

Source URL: http://www.chronofhorse.com/article/too-busy-being-fabulous

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20 febrero 14 por .
A %d blogueros les gusta esto: